En un año, Chile baja 30 puestos en ranking de Marca – País

Estudio analiza dónde la gente quiere vivir, visitar, invertir y comprar bienes y servicios. La calidad de vida es fundamental y el sistema de valores es clave para mejorar posiciones.

Japón, Suiza y Noruega arriba del pódium de las tres mejores Marca – País del mundo, y Chile ubicado en un magro 73° lugar, es lo primero que uno puede observar del estudio anual de “FutureBrand Country Index”, cuya información se genera a partir de una audiencia globalmente informada de viajeros frecuentes que evalúan la imagen y reputación de los 75 países principales del Banco Mundial por PIB.

Son 2.500 entrevistados entre directores, ejecutivos, turistas, funcionarios públicos de alto nivel de todo el mundo, entre otros, y cuyo estudio de campo se realizó en septiembre.

Chile bajó 30 posiciones (del 43 en 2019), siendo varios los países Latinoamericanos que bajaron su ranking de forma contundente. Entre los puestos 57 y 60 se ubican Brasil, Cuba, Ecuador y Argentina, los cuales cayeron 10, 10, 6 y 24 posiciones, respectivamente. Perú, en el lugar 65, bajó 28 puestos, siendo -después de Chile- la caída más estrepitosa del ranking total. De la región, Puerto Rico es el mejor del ranking (posición 37).

Para que un país sea visto como una marca exitosa requiere contar con requisitos bien evaluados como confiable, influyente, políticamente estable, económicamente progresivo, innovador, digno de confianza, tolerante, seguro, auténtico, bueno para los negocios y con una buena calidad de vida, entre otros.

“Viendo estos requisitos, podemos constatar claramente por qué Latinoamérica muestra una tendencia a la baja, siendo una zona con mucha ebullición política y social, y que en 2020 se manifestó con más fuerza en Perú. Variables como ‘seguridad’ o ‘políticamente estable’ son precarias en esta zona del mundo”, dice Sebastien Leroux, director ejecutivo de FutureBrand Chile.

En un mundo con Covid-19, añade el ejecutivo, las Marca – País no pueden controlar sucesos como el de la pandemia, pero sí pueden controlar lo resilientes que son.

Como señaló acertadamente uno de los encuestados, “ningún país estaba preparado para esto”. Sin embargo, hay una mirada positiva de países que han manejado bien la pandemia, y es así que muchos de ellos han mostrado admiración por la Primera Ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, y su gobierno durante estos días turbulentos, y también destacaron algunos aspectos positivos de China y Alemania.

Tomando lo que la gente piensa y siente

De acuerdo al FutureBrand Country Index, en diferentes rincones del mundo, las tensiones raciales aumentaron y las divisiones políticas dominaron el debate popular. Los países luchan contra una pandemia mundial y están adaptando sus sistemas de salud para hacer frente a una gran afluencia de pacientes. Mientras tanto, no se puede confiar en la seguridad laboral y muchas personas han perdido sus fuentes laborales.

Cada día trae nuevos titulares que informan sobre la mala gestión de los casos de Covid-19 y las dificultades de los gobiernos para hacerle frente, así como la insatisfacción con los cierres y el distanciamiento social. Pero ¿qué pasa si la agenda de noticias no refleja lo que la gente real piensa y siente?

El FutureBrand Country Index 2020 revela precisamente eso. A medida que las naciones se ajustan a la “nueva normalidad”, nunca ha habido un momento mejor, o más importante, para examinar el valor de la marca de un país y determinar qué la hace robusta a los ojos del mundo. “Estos son días extraños y desafiantes, pero muchos países se mantienen firmes, entre ellos, algunos que podríamos haber esperado que flaqueen y caigan”, señala el estudio.

Históricamente, los países se han medido y juzgado tradicionalmente en función de factores como el tamaño de la población y el PIB, mientras que en FutureBrand se mira más allá de estas estadísticas, analizando dónde la gente quiere vivir, visitar, invertir y comprar bienes y servicios. La calidad de vida es fundamental y su sistema de valores es clave. “En resumen, existe una brecha de realidad entre lo que nos dicen los titulares y lo que nosotros, como naciones, realmente creemos”, expresa.

Facebook Comments